El Contrato de Trabajo de Casa Particular es el acuerdo entre una trabajadora y un empleador (a) donde la primera se compromete a prestar sus servicios y la segunda a pagar una remuneración a cambio de éstos. El servicio prestado debe referirse a alguno o a todos los trabajos propios del hogar. Este acuerdo debe ser escrito, firmado por ambas partes en 2 ejemplares, quedando uno en poder de cada contratante.

El contrato debe contener las estipulaciones mínimas que establece el Código del Trabajo y ser escriturado por el empleador/a durante los 15 días siguientes a la incorporación de la trabajadora a sus labores. Pasado este plazo, se multará al empleador/a y se presumirá legalmente que son estipulaciones del contrato aquellas que declare la trabajadora.

Tus hijos muestran entusiasmo, alegría o emoción cuando llega la nana:
los niños suelen desear pasar tiempo con su nana si ella es cálida, paciente y amorosa.
Tus hijos no paran de hablar (o preguntar) sobre ella:
tal vez encuentres una buena nana que hace todo lo que se supone que debe hacer, pero si no disfruta de estar con niños, ellos lo notarán.
Su amor por este trabajo es notable cuando es real.
Tiene ideas creativas para resolver problemas y trabaja contigo para darle el mejor cuidado a tus hijos:
si tu hijo dibujó en la pared, ella hallará una alternativa que le permita disfrutar de esta actividad "artística" sin que esto implique acostumbrarse a los rayones en las paredes de la casa.
De la misma forma, una buena nana te ayudará o aconsejará en situaciones complicadas, como cuando no puedes dormir a tu bebé.
Si muestra interés en apoyarte o si tiene iniciativa, es una buena señal de que toma en serio su trabajo.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Al ser un trabajo prestado al interior del hogar, las 2 primeras semanas se estiman como período de prueba en el que podrá ponerse término al contrato a voluntad de cualquiera de las partes, siempre que se avise con 3 días de anticipación. El empleador está obligado a cancelar los días trabajados, independientemente de quien haya resuelto ponerle término. En este caso no se cancela indemnización alguna.

Mis Candidatas
Mis candidatas Nana removida. Deshacer